Recomendaciones para manejar seguro en esta temporada de lluvias

¡No formes parte de la estadística y sigue estas recomendaciones!


Consejos Del Nayar

By Refaccionaria del Nayar


Si bien, la temporada de lluvias es algo agradable en nuestro hermoso puerto, también es algo que debemos considerar al momento de manejar. Es importante tener en cuenta que los accidentes vehiculares están a la orden del día, y adicionando el asfalto mojado, la probabilidad crece considerablemente.


Es por ello, que te dejamos estos “Consejos del Nayar” para #ManejarSeguro durante esta temporada de lluvias que esta próxima. Según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) estos accidentes se pueden reducir en un 75% siguiendo las siguientes recomendaciones:

Luces encendidas durante lluvia

Enciende las luces. La lluvia suele reducir la visibilidad de los conductores, por lo que tener las luces prendidas puede ayudar a que no desaparezcas en medio de la lluvia.

Evitar empaño de vidrio en lluvia

Utiliza la recirculación del aire acondicionado con aire frió y la mitad caliente para evitar que se empañen los cristales.

Manejar brusco en la lluvia

No realices movimientos bruscos. Los otros conductores también tienen una visibilidad reducida, por lo que pueden no ver tus movimientos.

Manejar correctamente con lluvia

Disminuye la velocidad de tu automóvil. Bien dicen que más vale un minuto tarde, que una hora de silencio.

Evitar los charcos en lluvias

Evita los charcos a toda costa. Puede haber baches o coladeras abiertas debajo de ellos.

secar los frenos constantemente

Seca tus frenos. Si pasaste por un charco, sigue tu camino y pisa dos o tres veces el pedal del freno, así los tambores se secaran más rápido.

guardar distancia entre carros

Procura no acercarte mucho al carro que va delante de ti, así en caso de un frenado brusco, tendrás más espacio para detenerte con seguridad.

limpiaparabrisas

Mantén las escobillas de los limpiaparabrisas en buen estado, sustituyéndolas periódicamente.

hidroplaneo

En caso de experimentar el famoso “hidroplaneo”, no frenes, sólo levante el pié del acelerador hasta que se restablezca el control direccional del auto.